Pasantías - Convenio

Coordinadora Angélica Chavarro

Artista plástica egresada de la Universidad Nacional de Colombia. Actualmente se encuentra cursando la Especialización Educación Artística Integral en la misma universidad. Se ha desempeñado como docente en áreas relacionadas con el arte en la Institución Universitaria INPAHU y en la Universidad Central, entre otras. Ha realizado varias exposiciones individuales y colectivas dentro de las que se destacan, en el 2009: Intervenciones, en SKANDIA Centro Cultural, Bogotá, y Casa de Citas en el Mueso de Antioquia, Medellín. 


Ficha Técnica de Entrada

Proyecto Pedagógico  Reencuentros con la experiencia
Sede Casa de la Cultura de Puerto Inírida
Participantes Artesanos, artistas visuales, docentes en artes o afines, artistas jóvenes vinculados al campo del diseño y producción audiovisual interesados en explorar su experiencia desde la reflexión de su oficio y la indagación de sus espacios cotidianos, para descubrir maneras y formas de su quehacer artístico 
Duración Diez semanas (Cuatro módulos de tres sesiones cada uno y cuatro horas de intensidad por sesión; con un mes de intervalo entre modulo y modulo)
Apoyo institucional Secretaria de Cultura del Municipio
Coordinación local María Cristina Muñoz, de la Secretaría de Cultura Municipal

Presentación del laboratorio

 

“La gente puede aprender de sí misma a través de las cosas que produce” 
Richar Sennett[1]

El Laboratorio Reencuentros con la experiencia 2011 invita a la observación de las prácticas cotidianas identificadas en el oficio como formador en las prácticas artísticas. Al reconocimiento del oficio como el lugar en el que se adquiere experticia y se refina el pensamiento. De aquí que invite a la observación, reflexión y socialización de las prácticas cotidianas de los participantes; al reconocimiento del oficio como el lugar en el que se adquiere experticia y se refina el pensamiento. Este se propone el reconocimiento y la recreación sensible del hacer y como práctica estética en función de la construcción de sentidos colectivos que posibiliten (la re-significación) una nueva significación de la cotidianidad. Del mismo modo se busca posibilitar la reflexión personal en torno a la potencialidad del quehacer desde la perspectiva artística y generar procesos de creación colectiva. 

En el Departamento del Guainía, los maestros de artes indígenas, mestizos o colonos, y las mujeres artesanas, bien sea aprendices por tradición, autodidactas o profesionales, que transmiten sus oficios como actividad inherente a la tradición cultural propia, o en instituciones formales, o de manera informal, escasamente saben de sus mutuos lugares de trabajo, de sus varios oficios, de los significados sociales que estos encierran. Se requiere fortalecer la reflexión sobre la experiencia de cada uno respecto al arte que practican, enriquecer su sensibilidad entorno a la cotidianidad y a los respectivos quehaceres artísticos, construir, explorar, profundizar conceptos básicos que atañen a toda actividad creadora, reconocer las posibilidades de transmisión o enseñanza, para finalmente responder a un panorama general del arte en Puerto Inírida. 

Se aplicará una metodología teórico-práctica, que desarrolla secuencias de aprendizaje que van de lo personal a lo colectivo y a la proyección cultural de lo realizado, a partir de la experiencia de los participantes, fundamentadas en una serie de conceptos subyacentes a las concepciones generales, como son: Experiencia del quehacer y oficio; sensibilidad estética y creatividad; construcción de colectividad. Una dimensión sensible, propia de la condición humana, es inherente a las prácticas artísticas y está implícita en los procesos creativos, así que en este Laboratorio se promueve la posibilidad de hablar de los sentimientos, y del conocimiento que se adquiere en el hacer, en el poder decir emotivamente qué se hace y como se hace. De esta manera se entabla un diálogo entre saberes de los participantes, reconociendo la experiencia mutua: cómo se relaciona cada uno con lo que hace, dónde se encuentra con su propia sensibilidad, desde dónde se dirige a los demás, dificultades encontradas, inclinaciones significativas, motivos personales, identificación de gustos y de formas de hacer; se construye una mirada de la experiencia mutua como oficio. 

Se espera que este proceso se proyecte no sólo enriqueciendo identidades y conciencia de los oficios entre los artistas participantes, sino además al construir identidades colectivas y redes sociales que compartan en un futuro de manera sostenible.

 


[1] Richard Sennet